Georriesgos

Sedimento gris enlodado cubre plantas, árboles y un sendero.
En agosto del 2001, un aumento de temperaturas aceleró el derretimiento del Kautz Glacier.  El caudal derretido saturó la base de sedimentos sueltos del glaciar, causando un pequeño flujo de sedimento a lo largo de los Van Trump Creeks.  Lodo y escombros cubrieron árboles y senderos.

Foto NPS

¡Presta atención a los georriesgos!

Recientes investigaciones han mejorado nuestros conocimientos sobre Monte Rainier, un volcán activo. Escapes activos de vapor (fumarolas), periódicos temblores de tierra e información sobre erupciones históricas dan fe de que Monte Rainier solamente duerme; no está muerto. Las estaciones de vigilancia sísmica situadas alrededor de la montaña están diseñadas para proporcionar días o semanas de aviso previo al comienzo de una erupción. Sin embargo, otros peligros geológicos como flujos de sedimento (en inglés, “debris flows”), inundaciones por desborde violento de lagos glaciares (en inglés, “glacial lake outburst floods” o abreviado, GLOF) o deslizamientos de rocas pueden suceder con poco aviso. (enlaces en inglés)

Encontrarás información detallada sobre georriesgos en los centros de visitantes del parque y puedes obtenerla también consultando a los científicos del USGS Cascades Volcano Observatory.

Mientras más tiempo pases en una zona donde existen riesgos geológicos, mayor es la posibilidad de que te veas envuelto en una situación de emergencia. Aunque una mayoría considera que el nivel de peligrosidad es relativamente bajo, tú eres quien tiene que asumir el riesgo personal que supone visitar esas áreas potencialmente peligrosas. Cuando llegues al parque nacional, familiarízate con los avisos públicos relacionados con riesgos geológicos, evacuación e información sobre rutas de escape. Longmire, Carbon y las zonas de acampada en Cougar Rock, Ohanapecosh y White River son todas vulnerables a peligros geológicos. Muchos senderos atraviesan zonas de georriesgo. Recuerda: CUALQUIERA de los ríos del parque puede ocasionar flujos de sedimento.

Una subida repentina del nivel del agua, temblor de tierra y ruido retumbante pueden indicar un flujo de sedimento o lahar. Si estas cerca de un río y notas:

  • Una rápida subida del nivel del agua

  • Sientes un prolongado temblor de tierra

  • Escuchas un sonido valle arriba parecido a un rugido (frecuentemente descrito como el sonido de un tren de mercancías viajando a gran velocidad)

¡Dirígete inmediatamente a una zona más elevada! Un lugar a 160 pies (50 metros) o más por encima del nivel del río se puede considerar seguro.

Sirenas de aviso de georriesgo

Hay sirenas de aviso de georriesgo en lugares con altas concentraciones de visitantes a lo largo del río Nisqually, incluyendo el camping de Cougar Rock, Longmire y la entrada de Nisqually. Si escuchas la sirena durante tu estancia, sube montaña arriba, alejándote de los ríos.

Escucha la sirena de aviso de georriesgo.

 
Una profunda zanja corta una carretera, llena de árboles caídos.  Un guardaparque aparece de pie sobre uno de los troncos, dando una idea de escala.
Westside Road dañada por un flujo de sedimentos en el año 2007, en las cercanías del inicio del Tahoma Creek Trail.  Obsérvese al guardaparque para hacerse una idea de la escala.

Foto NPS/D. Keebler

Georriesgos y senderos: Tahoma Creek Trail

El antiguo Tahoma Creek Trail (sendero de Tahoma Creek) ha tenido una larga historia de condiciones peligrosas e incluso de vida o muerte. A finales de los años 80, un gran flujo de sedimento destruyó varias secciones del sendero y un largo tramo de Westside Road, dejando aislados a visitantes, personal y vehículos. Desde entonces, Westside Road ha sido cerrada a vehículos particulares a partir de Dry Creek y el Tahoma Creek Trail dejó de ser mantenido.

Desde que se cerró la carretera, Tahoma Creek ha continuado sufriendo inundaciones y flujos de sedimento. El más reciente ocurrió en agosto del 2015. Cada suceso ha afectado la carretera y degradado la condición de los tramos existentes del sendero, haciendo difícil y a veces imposible navegar el Tahoma Creek Trail.

No se recomienda caminar a lo largo del Tahoma Creek Trail. Los flujos de sedimento contienen grandes caudales de agua, lodo, grandes rocas, árboles, y toda clase de otros objetos arrastrados en su curso. Casi siempre ocurren repentinamente y se desplazan río abajo con gran rapidez. Si te encuentras en el cauce de un flujo de sedimento es posible que no tengas forma de escapar.

 
Grandes rocas y árboles caídos llenan el espacio entre los árboles de un bosque, con las aguas aún fluyendo sobre las rocas.
El paso del Tahoma Creek Trail completamente cubierto por rocas, árboles destrozados y otros escombros dejados atrás por un flujo de sedimento.

Foto NPS/D. Keebler

El mantenimiento de Tahoma Creek Trail cesó a partir de los acontecimientos de los años 80. Todos los esfuerzos por mantener tanto Westside Road como el sendero han sido repetidamente deshechos por posteriores inundaciones y flujos de sedimento.

Tahoma Creek Trail es un ejemplo en particular de un sendero que ha sido duramente afectado por acontecimientos de georriesgo, pero no es el único camino en el parque nacional con riesgo de inundaciones y flujos de sedimento. La mayoría de los senderos del parque atraviesan zonas de georriesgo. Recuerda, si notas algún cambio – tanto un descenso como una subida – en niveles de agua, sientes temblar el suelo o si escuchas un fuerte sonido como un rugido, desplázate inmediatamente a un lugar más elevado.

Última actualización: October 23, 2020

Park footer

Contact Info

Dirección postal:

55210 238th Avenue East
Ashford , WA 98304

Teléfono:

(360) 569-2211

Contactarnos

Útiles

Stay Connected