World icon. This link bypasses navigation taking you directly to the contents of this page.

 

Cómo usar los mapas

 

Pregunta analítica

Mapas

Lecturas

Imágenes

Actividades

Indice de
contenidos




El escenario

La conquista y colonización española de las Américas se inició con la llegada de Cristóbal Colón en 1492. En la búsqueda de una nueva ruta hacia las Indias (Sur y Sureste de Asia), Colón descubrió una región del mundo que los europeos no sabían que existía. Esta región incluía el Caribe, Norte y Sudamérica y llegó a conocerse por los europeos como el Nuevo Mundo, las Indias Occidentales o las Américas. Aunque esto resultaba novedoso para los europeos, estas tierras eran el hogar de una numerosa población indígena que alojaba civilizaciones como la arahuaca, la azteca, la maya, inca y cientos de tribus de indios americanos. Desde el principio, el mayor interés por el Nuevo Mundo se basó en su potencial de proveer riqueza en forma de metales preciosos, oro y plata. Como resultado de esta búsqueda europea de tierras y riquezas, las poblaciones nativas aguantaron ataques violentos, trabajos forzados y la propagación de enfermedades europeas.

A medida que las exploraciones españolas continuaban en el siglo XVI, el imperio español en el Nuevo Mundo se expandía. En 1521, el conquistador español Hernán Cortés conquistó el territorio de los Aztecas (quienes ocupaban lo que hoy en día es México) y le dio un nuevo nombre a sus tierras, “Nueva España”. Las noticias volaron en cuanto Cortés empezó a enviar a España los impresionantes objetos de oro y plata pertenecientes a las poblaciones nativas. Los españoles pronto descubrieron minas de oro y plata tanto en Nueva España como en Sudamérica, y que explotaron las minas de metales preciosos y los enviaron a España en navíos mercantes. La riqueza generada por estos metales precisos permitió que España se convirtiera en la nación más poderosa de Europa.

Los navíos de los países rivales tales como Inglaterra, Francia y los Países Bajos trataron de apresar a los navíos españoles que intentaban llegar a los puertos españoles. España respondió obligando a los navíos mercantes a que navegaran en flotas o convoyes escoltados por navíos de guerra armados para su protección. Este sistema de convoyes se inició en la década de 1530 y fue utilizado durante más de 200 años. Aunque el sistema de convoyes protegía a los navíos del ataque de barcos enemigos, no podía protegerlos de las imprevisibles tormentas o los peligrosos bancos de arena y arrecifes. Como resultado, algunos navíos y sus cargas inevitablemente se perdieron. Dos de los peores desastres en la historia de la flota española ocurrieron en 1715 y en 1733 cuando violentos huracanes en la costa de Florida diezmaron las flotas cargadas de tesoros mientras intentaban regresar a España.

 

Continuar

Comentarios o Preguntas

TCP
National Park Service arrowhead with link to NPS website.